Una espera que desespera

Usuarios madrugan por conseguir un turno. Las operaciones se las está programando para el 2023. Lo paradójico es que hubo un cambio de presupuesto en el Hospital IESS en Ambato, donde $ 4 millones de la partida Medicamentos sean trasladados a la partida Congresos, seminarios y convenciones.

 

Por: Valeria San Martín R., estudiante de Comunicación

 

El lunes amanecimos con varios videos y fotos circulando en redes sociales de largas filas en los exteriores del Hospital IESS Quito Sur y ciudadanos solicitando el ingreso para poder pedir una cita y lograr una atención que ha sido esperada durante muchos meses. En ella estaban personas de la tercera edad, pacientes oncológicos y niños. Algunos llegaron desde las cuatro de la mañana.

 

Según el IESS, el intento de los usuarios por obtener un turno fue lo que provocó las aglomeraciones. La redacción de Unemi News se contactó con el personal de Comunicación del hospital, quienes manifestaron que los turnos se entregan los primeros y últimos días de cada mes. Por este motivo se dio la masiva afluencia de afiliados.

 

Se habilitaron más puntos de atención con el personal de Admisiones para poder atender a las más de 3000 personas que se encontraban en los exteriores. Con este antecedente, a partir del pasado martes 2 de agosto, los asegurados pueden acudir al Hospital todos los días en el horario establecido para solicitar una cita médica en las 28 especialidades de segundo nivel y 6 subespecialidades con las que cuenta esta unidad.

 

Pese a esta información emitida por la autoridades del IESS Quito Sur, la situación es compleja. Al conversar con una de las personas que se encontraban en la fila, comentó que muchas de las citas en especialidades se están otorgando para el 2023, así como operaciones denominadas como no urgentes. Simplemente se aplazan por meses, sin obtener una respuesta óptima.

 

Carmita, quien a sus 77 años tiene artrosis, no recibe la medicación completa ni tampoco citas a tiempo para lograr una mejor calidad de vida. Ella es de Ambato y desde allá la transfirieron para que en Quito la puedan ayudar. Aseguró que en el país “una de las situaciones más preocupantes es la falta de dignidad para envejecer”.

 

Hace pocos días, a través de un memorando se realizó un cambio en el presupuesto del Hospital IESS en Ambato, donde se determinó que cuatro millones de dólares de la partida Medicamentos sean trasladados a la partida Congresos, seminarios y convenciones. Este cambio de presupuesto se da porque hasta julio apenas se ejecutó el 7,4 % del rubro destinado a medicinas.

 

En este contexto muchos pacientes se preguntan, por qué no usan el presupuesto en la dotación de medicinas, infraestructura y contratación de personal médico. Es lamentable evidenciar cada día, como las personas más vulnerables tienen que padecer horas de espera y falta de empatía en la atención de algo que le corresponde como su justo derecho, pues han aportado económicamente -en sus años laborales-  al IESS y ahora tienen que suplicar, arriesgando su bienestar y la poca salud que les queda.