Todas las velas de mi pastel

Por Génesis Daniela Piguave Hidalgo, estudiante de Comunicación

 

¿Hoy? Es un día normal: empiezas tu jornada laboral, ingresas a clases, haces tu rutina de todos los días. Entonces, ¿qué tiene de diferente?, ¿hay algo que te da una motivación extra? Sí y no. Sientes “algo” en el pecho, un “no se qué” que aduce cierta sensación inexplicable, como un dolorcito en el corazón.

Hoy es ese día especial donde mamá te hacía tus comidas favoritas, recibías muchos mensajes de felicitaciones que te llenaban de emoción y te sorprendía que las personas allegadas se diesen un minuto del tiempo para felicitarte por tu onomástico. Sin embargo, te sientes vacía.

¿Qué ocurre dentro de ti? Estos últimos años la persona que se encargaba de festejarte ya no está. Ese “lugar seguro” que antes le daba sentido a tu mundo se ha ido. Nostalgia y tristeza es lo que sientes. Pierdes la motivación, pero tratas de estar tranquila y quieres sonreír por aquellos que aún siguen aquí.

Solo cada uno de nosotros sabe lo que siente cuando experimenta la pérdida de un ser amado. Las fases del duelo no son suficientes. Como dijo Jean Cocteau “cuantas más velas tenga tu pastel de cumpleaños, menos aliento tendrás para apagarlas”.