Ser padre: Un rol que va mucho más allá de procrear hijos

Por David Zambrano, estudiante de Comunicación

 

Las fuentes históricas no logran llegar a un consenso sobre el origen de esta celebración, sin embargo, la teoría más aceptada es la que sitúa sus inicios en 1966 por un decreto ejecutivo del expresidente estadounidense Lyndon Johnson, quien estableció el tercer domingo de junio como el Día del Padre. Posteriormente decenas de países también adoptaron la celebración.

Más allá de cómo se originó, lo realmente relevante es que año a año esta fecha se convierte en el pretexto perfecto para honrar a los reyes del hogar; a esos seres de labor loable que no solo son el sustento económico de sus hogares, sino también moral y que cumplen diversos roles en la sociedad. Así lo destacó el director de la carrera de Comunicación en línea de la Universidad Estatal de Milagro (UNEMI), Javier Paguay Balladares, quien manifestó lo que para él representa el ser padre.

“Amor, bondad, ternura, sacrificio, y también una tremenda responsabilidad de dar un buen consejo a nuestros hijos para que les vaya bien en la vida. Ser padre es lo más hermoso, ser padre es esencialmente sacrificio por los hijos”, expresó.

Definitivamente, la labor de ser padre no está supeditada solamente al puro hecho de la procreación, pues existen padres que ejercen ese rol sin tener un vínculo biológico con sus hijos y asumen el reto de educar y proteger como una oportunidad.

Entre las múltiples facetas que cumple un buen padre está fundamentalmente la de ser un auténtico orientador, alguien que no imponga su visión del mundo a su hijo, sino que le brinde las herramientas necesarias para que construya su propio destino y cosmovisión.

Al respecto, Luis Rosero Constante, director de la carrera de Comunicación presencial de UNEMI, enfatizó cuáles son esas cualidades: “El progenitor es un guía que instruye a sus hijos por el camino del bien, animándoles a desarrollar un sentido crítico sobre la vida, sacrificándose por ellos”.

En retribución a ese sacrificio, es importante que no solo este tercer domingo de junio, sino todos los días se pueda expresar los sentimientos de amor y valoración hacia el progenitor y crear buenos recuerdos para toda la familia.