CIDH acepta revisar el caso de Sofía Espín exasambleísta destituida de la Asamblea Nacional

Por Allison Indacochea, estudiante de Comunicación

 

En noviembre de 2018, Sofía Espín fue destituida de su cargo de la Comisión Permanente de Justicia y Estructura del Estado en la Asamblea Nacional por el caso “Balda”.

 

Esta semana la exasambleísta Sofía Espín del movimiento Revolución Ciudadana (RC) dio a conocer que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aceptó revisar destitución como asambleísta en noviembre del 2018.

Durante noviembre de 2018, Espín fue expulsada de la legislatura luego de que un informe de una comisión multipartidista recomendara utilizar este procedimiento disciplinario por haber visitado a un testigo protegido en el conocido caso “Balda”.

En el ámbito legislativo, se inició investigación contra Espín por presunto fraude procesal en grado de tentativa, al haber visitado a la detenida Jéssica Falcón, exagente de inteligencia que era procesada como autora del plagio (secuestro) del activista Fernando Balda de 2018.

Sofía Espín pide justicia por su abrupta salida de la Asamblea Nacional. Fuente: El Universo

 

En vista de su destitución, Sofía Espín, planteaba crear una acción de protección para recuperar su cargo de asambleísta o interponer una demanda internacional contra asambleístas que dieron el voto a favor de su destitución. Según Espín, la visita a Falcón “que se dio el 24 de septiembre de 2018” se realizó por pedido de la propia detenida, a través de Yadira Cadena, del equipo de abogados de Rafael Correa. La defensa de Balda argumentó que el encuentro fue un intento de presión para que la exagente cambie la versión a favor del exmandatario.

El 9 de octubre, la exlegisladora Sofía Espín, señalaba que el Consejo de Administración Legislativa (CAL) tomó la decisión de destituirla sin escuchar su versión de los hechos y respaldándose en una denuncia “no juramentada” emitida por Estaban Bernal.

En aquellos días, la investigación se inició por órdenes de la exfiscal general Ruth Palacios y después de todo la institución señaló que la visita de Sofía Espín a Falcón durante la cual probablemente le habría pedido que cambie su testimonio apresurado en el que implicaba al expresidente Rafael Correa.

En el presunto secuestro de Fernando Balda en Colombia, a cambio de ventajas personales y protección legal, no constituía en sí mismo un delito de fraude procesal.

En 2019 Espín acudió al CIDH, e incorporó un escrito, cuatro años después el organismo regional respondió a su petición y fue emitida al Gobierno ecuatoriano este miércoles 7 de junio de 2023, dándole tres meses de plazo para que presenten sus observaciones sobre este caso.

No fue hasta el martes 20 de junio de 2023 que la exasambleísta lo hizo público mediante su cuenta personal de tuiter. Espín expreso, “cuatro años después, la CIDH ha admitido mi petición por la ilegal destitución que sufrí como asambleísta al oponerme a la traición de Lenin Moreno. Judicializar la política afecta lo más profundo de la democracia. Pido justicia para mí y para todos los perseguidos”, sentenció. Hasta el momento se espera el pronunciamiento del organismo regional sobre los avances de este caso.